Así soy yo

Hay dos cosas que tienes que saber de mí. La primera es que soy incapaz de hacer algo que no me apasiona y por eso he convertido mi pasión en mi trabajo. Y la segunda es que adoro mi tierra. Soy más asturiana que la sidra (que confieso no sé escanciar pero degusto con mucho arte).

Nací en Gijón el mismo año en que Michael J.Fox regresaba al futuro en un Delorean. Desde muy pequeña supe que quería ser actriz, pero me daba terror exponerme. Hasta que un día decidí hacerle caso a la niña que llevo dentro y luchar por mi sueño. 

Podría contarte que desde entonces he vivido en distintas ciudades, me he convertido en locutora, actriz de doblaje, he montado mi propio estudio de grabación y mi propia productora cinematográfica y he trabajado delante y detrás de las cámaras, pero todo eso está en mi LinkedIn.

Lo que no leerás en él es que que cada NO que he recibido en mi carrera me ha hecho más fuerte. Gracias a esto, soy la actriz que soy. 

¿Qué tipo de actriz soy? 

De las obsesivas (pero en el buen sentido de la palabra). Cuando estoy en un proyecto, el personaje va conmigo las veinticuatro horas del día. Lo investigo y analizo en cada acción: cómo camina, cómo se despierta, cómo se relaciona, cómo respira… 

Mis profesores y quienes han trabajado conmigo me definen como una actriz emocional, con escucha, generosa con mis compañeros, empática y comprometida. También dicen que soy adicta a la memoria sensorial (y yo no lo puedo negar).

Un olor: un pinar.
Un sabor: la parmiggiana.
Un sonido: el Mar cantábrico.
Una imagen: el cielo azul.
Una sensación: las sábanas al despertar.

Mi historia

Estudié Comunicación Audiovisual en la Universidad Pontificia de Salamanca y ahí fue donde descubrí la locución y el doblaje. Me enamoré de la voz y de sus posibilidades y decidí que quería ser actriz de voz. Después de formarme en Madrid y Barcelona llegaron las primeras oportunidades y desde entonces todo ha sido una aventura.

A lo largo de mi carrera he hecho trabajos que para mí han sido un auténtico regalo como el doblaje de la película A Roma con Amor de Woody Allen o ser la voz corporativa de los aviones Iberia. Sí, soy esa voz que te manda ponerte el cinturón en las turbulencias y que te desea un feliz viaje.

Como locutora, disfruto mucho haciendo publicidad y por eso me hace tanta ilusión ser la voz de campañas nacionales como McDonalds, Lowi o Meetic.

En los últimos años, me he especializado en la narración de audiolibros para las editoriales Planeta y Penguin Random House. En pleno confinamiento tuve el inmenso placer de narrar uno de los libros más fascinantes que he leído y, además, ha sido número uno en ventas: El infinito en un junco de Irene Vallejo. 

La voz que tantas alegrías me ha dado fue el primer paso de un largo camino que me llevó a ponerme delante de las cámaras para presentar programas en la Televisión del Principado de Asturias

Sin embargo, algo dentro de mí sabía que mi auténtica pasión era la interpretación. Por eso, desde 2017, estoy centrada en mi carrera de actriz. En teatro, he participado en el reparto de Lisístrata y Terror y miseria en el III Reich, montajes representados en el Centro del actor y dirigidos por Lorena García de las Bayonas. 

Y como soy de esas personas que no pueden estarse quietas, no me importa liarme la manta a la cabeza y ponerme a producir cine. Así nació Fracasar contigo, un cortometraje dirigido por Mario Viñuela e interpretado por Carlos García y una servidora. 

¿Quieres conocerme mejor?

MIS IMPRESCINDIBLES

3 películas favoritas:  Mi vida sin mí, Revolutionary Road, 80 egunean.

3 series favoritas: Secretos de un matrimonio, Sharp Objets, Friends.

3 obras de teatro favoritas: Una noche sin luna, Supernormales, Jauría.

3 grupos favoritos: The Strokes, Iván Ferreiro, Max Richter.

3 libros favoritos: El infinito en un junco, Cosas que mis nietos deberían saber, La balada del Pitbull.

TRES SECRETOS SOBRE MÍ

Odio los número impares. Cualquiera lo diría después de tanto número tres, ¿verdad? Para colmo nací un año impar. 

Siempre que voy a ensayar llevo los mismos calcetines. Bueno, los mismos no. Quiero decir que tengo varios pares de calcetines que solo los uso para ensayos y nunca me los pongo en mi vida diaria.

A cada personaje que interpreto le regalo una prenda. No es que la compre para usarlo en la escena, sino que es un regalo que le hago a ese personaje como muestra de cariño. Cada una tiene sus rarezas.